VISITA AL ENTROIDO DE LAZA

Alumnos, acompañantes y, en definitiva, 'bajoduerinos' todos, estuvimos pasando un día estupendo de carnaval en Laza (Ourense) disfrutando de su Entroido y su Domingo de Estrea. Una nueva actividad organizada por la Escuela de Baile y Cultura Tradicional de la Asociación Etnográfica Bajo Duero que nos permitió conocer de primera mano una de las tradiciones más ancestrales de la península.

La jornada de domingo comenzó bien prontito con el objetivo de aprovechar el día lo máximo posible y a pesar de ello, llegamos con un pelín de retraso a la charla que nos tenían preparada en Laza para contarnos todos los detalles de la vestimenta típica de los Peliqueiros así que agradecemos mucho la paciencia de los anfitriones pese a la espera. 

Una vez acomodados, asistimos al proceso de preparación de la figura más representativa del Entroido de Laza antes de que dieran comienzo las actividades propias de su día estelar, el día en que los Peliqueiros toman su máximo protagonismo en A Estrea do Peliqueiro que se celebra el Domingo de Carnaval. Así, vimos cómo uno de los mozos se colocaba cada uno de los elementos de este original y llamativo traje: careta, zamarra, chaqueta, pañoleta, pantalón o los chocos (los cencerros), además de aprender los detalles y origen de cada elemento gracias a las explicaciones de Jacobo, nuestro anfitrión.



Además de conocer la vestimenta típica, nos contaron mucho más acerca de sus particulares carnavales: los días que abarca, sus costumbres, todos sus elementos y momentos clave. Si queréis empaparos un poco más de todo lo que nos contaron y conocer esta tradición a fondo, os invitamos a visitar la página web del Entroido de Laza.

Después de la charla nos metimos de lleno en el Domingo de Estrea y participamos como un vecino más en su celebración. Acudimos a la salida de misa, donde es tradición que los Peliqueiros saluden a los asistentes a su término.  Tras ello, recorren las calles del pueblo haciendo sonar sin parar sus cencerros. Posteriormente van a recoger el carro de la bica para repartirla en la Praza da Picota a todos los asistentes.


Durante toda la mañana es constante el sonido de los cencerros ya que los Peliqueiros no dejan de correr de un lado a otro y todo aquel que acude a la celebración, más si son visitantes como era nuestro caso, tiene que estar con mil ojos para evitar ser golpeado por ellos a su paso. Es su día e imponen su autoridad así que mejor no encontrarse en su camino.

Con el reparto de la bica y una pequeña visita turística por Laza terminamos la mañana y, bajo un sol espléndido de febrero nos dispusimos a llenar el estómago que ya iba siendo hora. Y después...se hizo el baile como ya es tradición en cualquiera de nuestros viajes. Cuando la Praza da Picota  más tranquila estaba nosotros llegamos con nuestras panderetas a poner un poco de música y baile a la sobremesa ante la mirada de vecinos y visitantes.


La fiesta se nos terminó cuando empezaron a llegar los primeros Peliqueiros para recorrer de nuevo la plaza y, ya se sabe, ante ellos no hay nada que hacer. Guardamos instrumentos y comenzamos la espera para ver el desfile de carrozas que tendría lugar por la tarde.
Poco a poco la plaza se volvía a llenar de gente a medida que avanzaba la tarde y la fiesta regresaba a la calle en este caso de la mano de una orquesta. Y como a nosotros nos hace falta poco para montar el lío si hay música de por medio nos sumamos sin dudarlo a la invitación directa que nos estaba haciendo la orquesta y mitigamos la espera entre trenecitos, congas y Paquito el Chocolatero.

La hora de regreso se iba acercando y las carrozas no terminaban de hacer su aparición estelar así que con mucha pena tuvimos que decir adiós a Laza con la espinita de no poder verlas. Pese a ello, el balance del día no pudo ser más satisfactorio y volvimos a casa con muy buen sabor de boca.


Esperamos que todos los que nos acompañasteis disfrutarais la jornada, os agradecemos haber participado así como agradecemos a los vecinos de Laza y, por supuesto, a nuestro guía y anfitrión Jacobo Novoa. Por cierto, podéis ver una galería de fotos de la jornada en nuestro Facebook Asociación Etnográfica Bajo Duero. 

¡Os esperamos a todos en la excursión del curso que viene!

TALLER DE INSTRUMENTOS PARA NIÑOS

Os prometimos que este trimestre no parábamos y lo estamos cumpliendo. Para esta semana la Escuela de la Asociación Etnográfica Bajo Duero ha preparado un Taller de Instrumentos con material reciclado para niños. 

¿Y esto qué quiere decir? Pues que vamos enseñar a los más pequeños a reutilizar de una forma divertida y original esas cosas que seguro todos tenéis por casa y que, al final, acaban en la basura: rollos de papel de cocina, chapas, cartones, hueveras o palillos. ¿Y para qué? Para elaborar instrumentos. Sí, de esos materiales saldrán castañuelas, maracas o palos de lluvia. 

Lo que buscamos es que los niños se acerquen más al mundo de la música y los instrumentos, fomentar su interés por ellos y a la vez que se conciencien sobre la importancia del reciclaje para el medio ambiente. Con el Taller de Instrumentos queremos que valoren que no hace falta mucho para hacer grandes cosas, tan solo un poco de ganas e imaginación. 

La actividad será este  miércoles 22 de febrero a las 18.00 horas, como siempre en nuestro local en c/ Puentica 3. Tanto alumnos como no alumnos de la Escuela de Bajo Duero pueden participar, aunque los que no formen parte de ella deberán abonar 3 euros. Para apuntar a los peques al Taller de Instrumentos tenéis las vías habituales de contacto: por nuestra página de Facebook Asociación Etnográfica Bajo Duero, vía correo electrónico (info@bajoduero.org) o pasando por nuestro local en horario de tarde. 


Taller de Instrumentos Escuela de la Asociación Etnografica Bajo Duero

TALLER DE LIGAS

El segundo trimestre de las clases de la Escuela de la Asociación Etnográfica Bajo Duero acaba de empezar y viene cargadito de actividades. Ya sabéis que nos encanta organizar talleres para que todos podáis ser partícipes de nuestras tradiciones y nuestra cultura popular. Y como el saber no ocupa lugar y menos en lo que a tradición se refiere... la primera de estas actividades del nuevo trimestre que hemos preparado es un Taller de Ligas. 

Sí, esas 'cosas' de lana de colores que cuelgan en nuestras piernas debajo de la rodilla son ligas. Y sirven para evitar que se caigan las medias aunque inevitablemente alguna vez con el trajín del baile acaben en los tobillos y la ligas en el suelo.
Para evitarlo os queremos enseñar a confeccionar de la mejor manera posible estas ligas. En concreto, os enseñaremos a hacer ligas trenzadas en forma de espiga y ligas de telar. Y no, no hay que saber de costura, ni tejer, ni ser una experta en confección. Solo tenéis que traer vuestras propias lanas de los colores que más os apetezcan y traer muchas ganas.

Así que os esperamos este miércoles 15 de febrero a partir de las 18.00 horas en el local de la asociación (c/Puentica 3)  para este taller que impartirá nuestra presidenta Carmen Ramos. La duración de la actividad será de unas dos horas aproximadamente. 

Recordad que para los alumnos de la Escuela el taller es completamente gratuito y para el resto de  interesados que quieran participar el coste será de 3 euros. Como siempre, para apuntaros a la actividad podéis pasaros por el local, avisarnos por el Facebook (Asociación Etnográfica Bajo Duero), mandarnos un correo electrónico (info@bajoduero.org) o llamarnos (637 827769).

¡Os esperamos!



TALLER DE MASCARADAS

Tenemos nueva actividad para los peques en la Escuela de Baile y Cultura Tradicional de Bajo Duero. Queremos que nuestros niños conozcan que hay vida muuuucho más allá de los bailes y las canciones de nuestros abuelos, y que sean conscientes del amplio patrimonio cultural que tenemos en nuestra provincia.

Un buen ejemplo de este patrimonio son las 'Mascaradas de Invierno'. Se trata de ritos arcaicos con un origen y simbología muy característicos que se celebran en varios pueblos de la provincia sobre todo durante los meses de diciembre y enero, aunque algunos de ellos se prolongan hasta los carnavales. En la web del Patronato de Turismo de Zamora se puede conocer un poco más qué son las 'Mascaradas de Invierno' y en qué localidades se celebra. 
Aunque existen celebraciones similares por toda la península, Zamora es uno de los territorios donde se concentra un mayor número de máscaras de origen antiguo y la celebración de las 'Mascaradas de Invierno' se ha convertido en una de las tradiciones más simbólicas y diferenciadoras de la provincia. 

Por eso hemos programado un año más el Taller de Mascaradas, para acercar a los más pequeños a la celebración de esta fiesta. Así, a la vez que se divierten 'fabricando' sus propias mascaradas aprenden un poco más sobre ellas.

El taller será el próximo miércoles 16 de noviembre en nuestro local de la Calle Puentica a partir de las 18.30 horas. 
Como novedad este año, el taller está abierto a todos los niños interesados, pertenezcan o no a la Escuela de Bajo Duero. Para nuestros alumnos, la inscripción es totalmente gratuita. Para el resto tiene un precio de 3 euros. 
Podéis reservar plaza contactando con nosotros a través de nuestro Facebook Asociación Etnográfica Bajo Duero.




Os esperamos a todos el próximo miércoles para ponernos manos a la obra. Y recordad que no tenéis que traer ningún tipo de material, todo corre a nuestro cargo. Solo tenéis que venir cargados de ganas e imaginación ;)


CRÓNICA DE UNA NUEVA AVENTURA HABANERA

Allá por el año 2009 algunos de los afortunados componentes de Bajo Duero que disfrutaron del viaje a La Habana relataron a su vuelta que había sido una experiencia inolvidable, con deseos de repetirse. Siete años después el deseo se cumple y una nueva expedición 'bajodueril' (bastante menos numerosa que la anterior pero con las mismas ganas e ilusión) se embarcaba de nuevo en la aventura habanera. En esta ocasión para celebrar el Centenario del nacimiento de la Colonia Zamorana de Cuba.

A eso de las 7 de la mañana del 25 de septiembre la calle Puentica volvía a ser lugar de peregrinación de los componentes de Bajo Duero, además de foco de protestas de algún que otro vecino que a buen seguro despertó de su letargo con nuestra partida.
Si a alguno de nosotros se nos pasó por la cabeza eso de 'a dónde vamos tan pronto' (el vuelo salía a las 13,30h) en el Aeropuerto de Madrid ese pensamiento se esfumó rápidamente. La experiencia en la T4 y Terminal Satélite bien merece una crónica aparte tras unas tres horas de aventura entre controles, ascensores, metros y/o escaleras mecánicas, con un anecdótico accidente incluido que casi causa una baja en la expedición.

Nueve horas y media después de vuelo, y una hora y media más en lo que la burocracia cubana nos dejó salir del aeropuerto, pusimos pie en La Habana. El día nos dio para poco más que trasladarnos al hotel, dejar nuestras posesiones y tener una primera toma de contacto con La Habana Vieja.

Tras una primera noche en la que unos cogieron el sueño más que otros y un desayuno con el que se nos haría la boca agua todas las mañanas nos recibían nuestros amigos de la colonia zamorana para empezar a coser los detalles de la participación de Bajo Duero en los actos del centenario. Cuál fue nuestro asombro que mientras nos reuníamos en la sede de la colonia tuvimos la grata visita del músico Hevia con quien compartimos un rato de charla. La Habana empezaba a sorprender desde el primer momento.


Un guarapo, un paseo en sus tradicionales taxis y una comida después nos juntábamos con el grupo Añoranzas Zamoranas de la colonia para ensayar con ellos algunos de los bailes que compartiríamos en el pasacalles y espectáculo. 

El martes se iniciaban de forma oficial los actos por el centenario y también llegaba nuestro turno. El intenso calor habanero nos dio pequeño respiro en una jornada matinal nubosa por lo que el pasacalles previsto por las calles de La Habana Vieja fue algo más llevadero. Llenar el buche es una de nuestras especialidades, y más aún después del trabajo hecho, así que la comida que nos tenían preparada en El Templete nos alimentó por todo lo perdido con el esfuerzo hecho durante la mañana. Como si de un mes de enero se tratara, nos metimos entre pecho y espalda un estupendo guiso de garbanzos y un segundo plato compuesto por carne guisada y arroz en cantidades abundantes. Y así los siguientes tres días con una variación del primer plato que alternaba entre alubias y puré de garbanzos. Una dieta sin igual acorde con los 34 grados y el 70% de humedad habituales. 

Con la comida aún por nuestro estómago llegó uno de los momentos álgidos de la semana: el descubrimiento del CocoTaxi. Un tipo de transporte urbano habanero susceptible de ser exportado y convertirlo en negocio de provecho. Así, mientras el 90% de la expedición volvía al hotel y se relajaba en la piscina, el 10% restante visitaba el teatro donde actuaríamos el jueves y ultimaba los detalles del acto. Un paseo nocturno por el malecón completaba la jornada. 


El miércoles comenzó con una visita turística  mientras que la tarde la reservamos a disfrutar de las Playas del Este, que no todo va a ser trabajar. En la noche visitamos un lugar típico en la ciudad: el Floridita, con un daiquiri en mano y una grata sintonía musical de fondo. 

Y llegaba el gran día, el día de nuestra actuación estelar. Tras la comida en El Templete con un rico puré de garbanzos, nos enfundábamos a eso de las 4 de la tarde nuestro traje bien ceñidito. Con un poquitín de retraso dio comienzo el acto y aproximadamente dos horas después terminaba a ritmo de conga junto al grupo Añoranzas Zamoranas. Además de tener la satisfacción de que dimos el 'do de pecho' durante la actuación, nos sentimos muy agradecidos por el trato del público. 
Con la tarea hecha, ahora solo teníamos una única preocupación: la jornada de relax que nos íbamos a pegar al día siguiente en las idílicas playas de Varadero. 

Con un ojo abierto y el otro más que cerrado, nos íbamos concentrando en torno a las 5,30 de la mañana en el patio sevillano de nuestro hotel para tomar un pequeño tentempié y esperar al autobús que nos llevaría al paraíso, o a lo que más cerca habíamos estado algunos de él. 

La espera se hizo larga tras dos horas de viaje pero por fin aterrizamos en el complejo hotelero donde, cómo no, lo primero que hicimos fue....sí, comer. Desayunar a lo grande para hacer frente a la dura jornada. Sin tiempo para digestiones nos dirigimos a la fabulosa playa de arena blanca y aguas turquesa, nos acomodamos con una hamaca por cabeza y bajo unas frescas sombrillas y probamos la cálida temperatura del agua. 
Como dicen que el ejercicio por la mañana es bueno, nosotros cumplimos con las recomendaciones a rajatabla y mientras unos dábamos el primer paseo del día, otros más aventureros decidíamos embarcar en las famosas 'pedaletas' y surcar los mares. El sol de justicia hacía bastante justicia y poco a poco íbamos cogiendo color en alta mar. Como carecíamos de  restricción horaria para dejar nuestra embarcación, decidimos navegar en busca de los caminantes para compartir todos juntos el viaje. La barca, prevista para 4-5 personas, llegó a acoger a 8 de buenas a primeras. Aquello era lo más parecido al camarote de los hermanos Marx: que si yo ahora me bajo, que si yo me subo (ay, si puedo subir, claro), que si voy para adelante para equilibrar, que si me tiro...El caso es que el agua empezaba a hacerse notar dentro de la barca y aquello no avanzaba así que decidimos poner punto final a la aventura no fuera a ser que tuviéramos un disgusto y protagonizáramos una escena más propia de Vigilantes de la Playa. 

Entre siestas, daiquiris, piñas coladas y algún que otro cóctel explosivo llegaba la hora de volver a La Habana. Un último baño en la piscina y un viaje de vuelta amenizado con una intensa tormenta (o los  primeros coletazos del huracán Matthew como nos comentaban los locales) terminaron con el idílico día. 

El sábado quedó reservado desde comienzos de semana para las compras. Así que nos trasladamos al Mercado de San José y pasamos toda la mañana entre artesanía y souvenirs. No podíamos despedirnos de La Habana sin volver a probar un CocoTaxi, así que la expedición al completo vivió un ultimo viaje en este transporte de camino a la última comida en la Sociedad Castellano Leonesa. Sin mucha demora volvimos al hotel y así comenzar a 'acicalarnos' para la cena de gala que la colonia zamorana había organizado para cerrar los actos del centenario. Momento en el que aprovechamos también para agradecer a los miembros de la colonia la dedicación y el trato que nos dieron durante toda la semana. La cena  culminó con una fiesta al más puro estilo orquestero de los años 70-80 que hizo las delicias de los presentes. 

El domingo, día de regreso, aún nos dio tiempo para dar una última vuelta por las calles del centro de la ciudad y despedirnos de ella deseando volver a vernos pronto.

Y este es el pequeño resumen de una semana especial en la que, entre actividad y actividad nos dedicábamos a recorrer las maravillosas calles de La Habana, a fotografiar sus rincones y a conocer sus gentes. A conversar con ellas y, en definitiva, a comprender otro tipo de vida. 

Hasta pronto Cuba, con amor


PD: Si queréis ilustrar gráficamente nuestro viaje podéis echar un vistazo a nuestras fotos en Facebook AQUÍ


BAILE PARA TODOS vol.II

¿Recordáis lo bien que nos lo pasamos el año pasado bailando en la calle todos juntos? Pues como bailamos tanto y acogisteis la iniciativa taaaan bien, este año queremos repetirla. Volvemos con 'Baile para todos', pero para todos todos, nada de quedarse mirando. 

Los sábados 17 y 24 de septiembre volvéis a tener una cita con el folclore en la Plaza Mayor de Zamora. Sepáis o no sepáis bailar o cantar os esperamos igual. Lo importante es ponerle ganas y compartir un rato de música y baile con vosotros. Por supuesto, cualquier músico que se quiera acercar también será bienvenido. Queremos que os animéis y queremos demostrar que en Zamora llevamos el folclore dentro.

Como ya sabéis ‘Baile para todos’ se inició como complemento a la actividad de la Escuela de Baile y Cultura Tradicional de Bajo Duero, y seguimos con ese objetivo. Muchos de nuestros alumnos participarán estos dos días en la actividad pero queremos ser muuuchos más, por eso 'Baile para todos' pretende también animar a los amantes del folclore que aún están indecisos a que formen parte de nuestra Escuela y de la gran familia de Bajo Duero. 

Recordad, nos vemos los sábados 1724 de septiembre en la Plaza Mayor de Zamora a partir de las 19,30h. ¡Que el baile no pare!


ABRIMOS MATRICULACIONES ESCUELA CURSO 16/17

Volver a empezar...otra vez. Que no suene triste porque este curso la Escuela de Baile y Cultura Tradicional de Bajo Duero vuelve con muuuuchas ganas, con muchas actividades y con muchas cosas por aprender. 

Desde 1989, año en que se creó la Escuela, nuestro principal objetivo ha sido difundir la música y el baile traidicional para que todo el mundo fuera partícipe de la gran riqueza del folclore en nuestra provincia. Empezando, sobre todo, por los más pequeños para evitar que la cadena se rompa y conseguir que la cultura y la tradición popular se mantenga siempre viva. 
Sin perder de vista ese objetivo volvemos este curso, invitando a todos los amantes (y futuros amantes) del folclore a formar parte de la familia de la Asociación Etnográfica Bajo Duero.

Como todos los años, habrá grupos para niños y adultos. Y además de las clases habituales de baile tendremos clases de pandereta, talleres o excursiones. Y, por supuesto, estamos abiertos a cualquier propuesta que nos queráis hacer.  Os aseguramos un curso de lo más 'movidito'. 

Así que si estáis interesados en ser parte de nuestra Escuela, solo tenéis que pasar por nuestro local y apuntaros. Y si tenéis cualquier duda nuestras profes os informarán de todo. Estos son los días y horarios en que podréis formalizar la matrícula: 

Jueves 15 y viernes 16 de septiembre
Jueves 22 y viernes 23 de septiembre
De 19.00 a 21.00 horas
c/Puentica, 3 

¡Os esperamos con los brazos abiertos!